domingo, 13 de marzo de 2016

Qué mal

Es la verdad. Juan Aurich jugó como nunca, pero le empataron como siempre. Esta temporada está signada como el año de la mala suerte para el Ciclón. Todos los partidos le están empatando al minuto final. Y así como dicen que hay suerte de campeón, también la hay de la otra para equipos que se quedan con los crespos hechos y parece que este es el caso de nuestro elenco.
Aurich estuvo muy bien ante Alianza Lima. Marcando en forma permanente  y peleando todas las pelotas. Además, los aurichistas le pusieron encono y ganas. Nadie bajó los brazos y guerrearon como nunca en pos de la victoria.
Pero goles son amores y no buenas razones.
Cedrón, Takeuchi, Buitrago, el propio Tejada se perdieron muchas ocasiones de gol, no concretaron las oportunidades y eso fue determinante para que los aliancistas, con su gol agónico, se llevaran el empate.

Rivera volvió a equivocarse con los cambios. Y es verdad que fueron por lesiones y obligado por las circunstancias pero los hombres que eligió no dieron fuego y no aportaron en mantener el resultado.
¿Por qué al  Aurich siempre le empatan al último minuto? ¿Alguien nos hizo brujería? ¿es la maldición de la insignia  manchada de negro, error garrafal de los dirigentes? ¿Rivera es un salado? Con todo lo que se ha visto ahora, la verdad, es para creer cualquier cosa.
Aurich no sabe manejar el resultado. Se "muñequea",  no saca la pelota del área, permite dejarse encimar por el rival en lugar de contenerlo en la mediacancha, se mete en su arco y no hace tiempo con la pelota en las esquinas entre otra infinidad de perlitas que se estila y maneja hasta un equipo de barrio.

Pero Rivera parece no conocer esas cosas elementales del fútbol. No lo "ensucia", no pide hacer tiempo, no se mete a la cancha, no ordena que sus jugadores se tiren al suelo y cosas así que los peloteros sabiondos lo hacen y permiten gastar minutos. Por el contrario, su orden es "métanse al arco" y con esa fórmula del murciélago le empatan todos los partidos.
Aurich ya no puede depender más de Tejada y Buitrago. Tiene que buscar otros hilos. Cedrón debe ser más hombre de nexo entre mediacancha y ataque, se requiere otro hombre de atraque en la mediacancha porque Ubierna no responde y es obvio que Aurich necesita un mejor central que Gambetta.

Alianza Lima empató porque Dios es grande, eso también es verdad, pero no nos ayuda a corregir errores. No es el primer partido que al Ciclón le empatan en los descuentos. Es una historia que empieza, incluso, en la pretemporada y que a este paso nos está condenando a ser meros espectadores del campeonato 2016.
Refuercen este equipo, que Rivera (si se queda y deja de "ratonear" y aprende a que el fútbol para entrenadores con mucha muñeca) tenga mejores alternativas que Addles que ahora anda por las tribunas. De lo contrario, la temporada 2016 será solo un amargo recuerdo para los aurichistas.

Pepepe

2 comentarios:

  1. Definitivamente es "la maldicion de la insignia NEGRA"

    ResponderEliminar
  2. Definitivamente es "la maldicion de la insignia NEGRA"

    ResponderEliminar